Los alcances de la declaración de Cartagena