Llevan a la ONU caso de la BGP y el pueblo no contactado, previo al examen de China (ANF, 9.10.18)

Llevan a la ONU caso de la BGP y el pueblo no contactado, previo al examen de China (ANF, 9.10.18)

Alto Comisionado de la ONU detectó su falta de adhesión a las normas internacionales para la protección de los derechos humanos de los pueblos indígenas y a los acuerdos emanados del proceso de consulta y consentimiento libre, previo e informado, lo que incluía el hostigamiento.

La Paz, 8 octubre (ANF).- El Colectivo sobre Financiamiento e Inversiones Chinas, Derechos Humanos y Ambiente (CICDHA) integrada por más de 20 organizaciones de la sociedad civil de cinco países de la región, presentará ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), previo al Examen Periódico Universal (EPU) de China, 18 sucesos de violación de derechos humanos cometidos por empresas asiáticas. Bolivia llevará el caso de la BGP y el pueblo en aislamiento voluntario.
Bajo el título: Incumplimiento de las obligaciones extraterritoriales de la República Popular de China sobre los derechos de los pueblos indígenas Tacana y Toromona por la empresa National Petroleum Corporation (CNPC), el Centro de Documentación Bolivia (Cedib) y la Central de Comunidades Indígenas Tacanas II Río Madre de Dios (CITRMD) elaboraron el informe sobre lo que significó la incursión de la china BGP al Bloque Nueva Esperanza, con actividades de exploración sísmica.
Como consecuencia de la estrecha relación entre la República Popular de China y Bolivia, en abril de 2015, recordó el investigador del Cedib, Marco Antonio Gandarillas, la petrolera estatal YPFB firmó contrato de exploración sísmica 2D de hidrocarburos en el Bloque petrolero Nueva Esperanza, ubicado en la cuenca del Río Madre de Dios, al norte del departamento de La Paz. Dicho contrato se celebró con la asociación accidental BGP, filial de la petrolera CNPC, por un monto de $us 57 millones.
El contacto forzoso de Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario (PIAV) es considerado una violación grave de derechos humanos, por el alto estado de vulnerabilidad en el que se encuentran.
/JMC/