Las petroleras que negociaron con Goni hoy trabajan con Evo (Página7, 12.11.13)

Las petroleras que negociaron con Goni hoy trabajan con Evo (Página7, 12.11.13)

Roberto de la Cruz, asambleísta departamental y exlíder de la COR. El asambleísta afirma que la agenda de octubre no se está cumpliendo y que en el caso de la nacionalización sólo hubo una renovación de contratos.

Comunicador social de profesión, Roberto de la Cruz  ha labrado su carrera política desde la dirigencia. En 2003, cuando se produjo  la “guerra del gas”, fue la principal autoridad de la Central Obrera Regional.

De la Cruz llegó a la Asamblea Departamental de La Paz de la mano de un acuerdo con su frente M-17 y el MAS, pero ahora  -como estima que la agenda de octubre no se está cumpliendo-   se distanció.

¿Cómo se define Roberto de la Cruz?

Como un humilde ciudadano aymara, luchador social, particularmente en las jornadas de octubre de 2003. Nada más.

Tras 10 años de octubre negro.  ¿Qué es lo primero que se le viene a la mente?

De mi mente todavía no se han perdido los muertos, los charcos de sangre que corrían en las calles de El Alto. Como consecuencia, hasta perdí mi familia. Tenía programado formalizar mi hogar con una exmiss… Lamentablemente se fue abajo todo, porque creyeron que la posición de Roberto de la Cruz es muy radical, cuando sólo había expresado los intereses de un pueblo movilizado. Pero me ha quedado una esperanza, la agenda de octubre de 2003. Pero a diez años, esa esperanza de a poco está a punto de acabarse.

Usted ha sido crítico y ha sostenido que la agenda de octubre no se ha cumplido? ¿Por qué?

Cuando asumió Carlos Mesa como Gobierno se llegó a un acuerdo: el Gobierno que asuma debía cumplir los cinco pilares fundamentales de la agenda de octubre: la nacionalización de los hidrocarburos, pero con la expulsión de las transnacionales; la industrialización de los hidrocarburos en el territorio boliviano, con una de las plantas en la ciudad de El Alto; tercero, la anulación del 21060; cuarto, la reactivación del aparato productivo; y la  extraditación de Gonzalo Sánchez de Lozada y  el Zorro por la masacre de octubre.

¿Hemos nacionalizado? No. Hemos renovado los contratos. ¿Las petroleras se han  ido? Tampoco. Las petroleras que negociaron con Goni continúan ahora trabajando con Evo Morales.  ¿Hemos industrializado? Hay intenciones en una planta de separación, pero  la separación no es lo mismo que la industrialización; están instalando una planta de urea, que es para envenenar a la Pachamama, doble discurso. ¿Hemos abierto algunas fábricas como la Forno? No. Por último, el tema de extradición de Goni  es un problema de Estado, del Estado boliviano peticionante al Estado norteamericano peticionario. Durante estos ocho años ya de gobierno de Evo Morales no hemos visto voluntad política para hacer traer a los masacradores de 2003.

Ante ese panorama, ¿cuál es el sentimiento que le embarga?

Estamos  decepcionados  y por eso ese día construimos  un mensaje:  los luchadores de octubre estamos con el corazón hecho pedazos y con el hígado inflamado, pero aún con la frente alta. Hechos pedazo porque nos duele el corazón.

Llegaron al poder, otros se aprovecharon, los que luchamos, las víctimas abandonadas… Con el hígado inflamado porque hay ya rabia de la gente, descontento. Pero con la frente en alta porque estoy seguro de que aún en un mediano plazo vamos a lograr este objetivo. El proceso de cambio  no es del MAS ni del presidente Evo. Es de todo un pueblo. Confío  en que la gente va a darse cuenta y va a volver a agarrar las banderas de octubre.

¿Ha cambiado el Gobierno respecto a la ciudad de El Alto?

Al principio hubo enamoramiento, después un encantamiento con el presidente Evo Morales y actualmente existe una especie de zozobra, ya de miedo y al mismo tiempo desconfianza.  Hay una gran laguna, hay un gran vacío en la ciudad de El Alto. Ya no es lo mismo como eran en los primeros años en el gobierno de Evo. Antes llegaba Evo y la presencia de la gente era natural, se aproximaban corriendo para agarrar la mano y ahora obligan para reunir a la gente, controlan para llevar a la gente.

Usted se postuló como asambleísta con el MAS, ¿usted es del MAS,  del proceso de cambio?

Don Roberto de la Cruz es militante activo del proceso de cambio, pero con el Movimiento Social 17 de Octubre M17, cuya  personería jurídica se está ampliando, (el M17) era de El Alto, pero  no se conoce públicamente.

Hicimos un acuerdo con el MAS, acuerdo por el proceso de cambio y para que cumpla la agenda de octubre, y como no cumple la agenda de octubre, yo por eso estoy distanciándome, por eso ya la fricción. Y del M17 ingresaron algunos concejales no sólo de El Alto, de las provincias también.

¿Continuará en la política o volverá a  la dirigencia?

Si el presidente Evo Morales hasta el término de su mandato no cumple la agenda de  octubre 2003 -aunque hay ofertas a estas alturas para ir a la candidatura, estoy rechazando-, prefiero ponerme el overol de combate que tenía antes y bajar a las bases y trabajar para llegar a la dirigencia de El Alto y desde ahí rearticular y hacer respetar de pie a El Alto.

HOJA DE  VIDA

Origen.  Nació en la provincia Omasuyos, tiene 45 años.

Estudios.   Es comunicador social y actualmente estudia Derecho.

Perfil . Está soltero, se define como un luchador social y está dispuesto a volver a la dirigencia.

“Me están buscando, escarban hasta mi vida”

¿Esta actitud crítica que tiene con el MAS  le ha traído problemas con los oficialistas?

Sí, me están buscando, están escarbando hasta mi vida,  no sé si lo encontrarán y si no lo encuentran qué se inventarán (…).  Están susceptibles las cosas. Si el poder quiere torcer la mano a la justicia, estoy en sus manos.

Usted dijo que quienes están ahora en el poder son ajenos a la lucha. Si es así, ¿por qué entonces llegaron al poder?

En octubre, en las reuniones clandestinas -porque éramos buscados-  la gente decía acción directa para entrar directo al Palacio. La pregunta era: ¿Jaime Solares, Felipe Quispe o Roberto de la Cruz?  En el mundo andino los menores acatan lo que dicen los mayores, por eso esperé la decisión entre Felipe y Jaime, pero al no haber ese acuerdo, optamos por apostar por la democracia,  y esto era porque una vez renunciado Goni la gente de por sí empezó a barrer sus calles. Entonces, nos vimos obligados a acatar lo que decían las bases en las calles.

Y ese momento la huelga, encabezada por  doña Ana María (Romero de Campero), nos desanimó porque decidió la salida constitucional para que Carlos Mesa asumiera. Después a Carlos Mesa se tumbó y apareció, cayó del cielo, Evo Morales, porque era el único que tenía personería jurídica.