Evo Morales reprime violentamente marcha indígena que reclamaba sus derechos constitucionales

Evo Morales reprime violentamente marcha indígena que reclamaba sus derechos constitucionales

Pablo Villegas (CEDIB)

El gobierno boliviano trató hoy de llevar a cabo una consulta previa con los indígenas del TIPNIS, mientras tenía cercados a sus dirigentes en una marcha que realizaban hacia La Paz exigiendo el respeto de sus derechos constitucionales. Ante el fracaso de su intento, decidió reprimir violentamente la marcha. Entraron con fuerza policial y detuvieron a los marchistas, que eran cerca de 2000 mil personas. Como reacción la gente , inluyendo niños, se dispersaron hacía el bosque. Hasta ahora 3 buses con detenidos han sido llevados a San Borja, y mucha gente está perdida. Entre las demandas de los indígenas estaba que se detenga la construcción de una carretera de IIRSA porque no se había realizado la consulta previa, como establece la constitución política del estado.

 

El gobierno tenía cercados a los marchistas desde hace varias semanas valiéndose de la policía y grupos parapoliciales, que se atribuyen la representación de los colonizadores o interculturales. Los últimos días, estos grupos y la policía habían llegado al extremo no sólo de no dejar pasar  la marcha sino también de restringirles, las comunicaciones por celular, el acseso a alimentos y finalmente el agua.

El día de ayer, el gobierno acusó a los indígenas de haber secuestrado al canciller Choquehuanca. Lo que pasó en realidad es que este personaje había negado el bloqueo que la policía y sus grupos de civiles habían establecido y su carácter violento pese a que abundan en la prensa los antecedentes del bloqueo, de la actuación parapolicial de los civiles apoyados por la policía y las declaraciones de sus líderes amenazando con la mayor violencia no solo a los indígenas sino también a quienes lleguen hasta la zona para mostrarles su solidaridad.

Debido a esto, las mujeres de la marcha, en una reunión con el canciller, le criticaron a este por mentiroso, y le exigieron que él como  autoridad nacional marche con ellas hasta el bloqueo que dijo que no existía y que si se daba la violencia contra la marcha, que la sufriera él mismo. A esto el gobierno llamó “secuestro” cuando eran los indígenas los que en realidad estaban prisioneros de un cerco inhumano e ilegal. Este acto de las mujeres indígenas fue un acto de dignidad de los indígenas detenidos como prisioneros frente a 40 días de abusos y ofensas por parte del gobierno y sus grupos parapoliciales.

El día de hoy la fingida consulta que el gobierno pretendía realizar en el TIPNIS le salió mal porque los dirigentes allí presentes que el gobierno esperaba que hagan declaraciones a su favor fueron uno tras otro declarando que primero debían desocupar su territorio antes de hablar de la carretera. Este acto estaba siendo transmitido en directo por el canal del estado y tuvo que ser cortado para evitar el papelón que estaba haciendo el gobierno.

En los últimos días ya era por demás evidente que el apoyo a la marcha indígena alcanzó una extensión nacional, incluyendo la COB y la Federación de Trabajadores Mineros, y para los días siguientes se anunciaron demostraciones masivas e inclusive marchas hacia La Paz.

Ante esta situación el gobierno ha decidido tomar prisioneros a los marchistas y trasladarlos con destinos desconocido. Al hacer esto impidió el paso de la prensa.

Desde junio por lo menos, los interculturales o colonizadores que actuaron como grupos parapoliciales vinieron haciendo declaraciones como parte de una campaña para mostrar a los indígenas como grandes terratenientes, para justificar la eliminación de los territorios indígenas. Estas declaraciones venían acompañadas de amenazas de intervenciones violentas contra los territorios indígenas. El máximo dirigente nacional de los colonizadores, G. Aliaga, dijo: “Tarde o temprano entraremos al TIPNIS por tierras ” y “…que estaban decididos a atacar a los indígenas” si marchaban contra la carretera. El propio presidente Evo Morales, declaró que llamaría a un debate sobre estos territorios.

Estas acciones del gobierno boliviano tienen la intención de acabar con los territorios indígenas para entregarlos a las transnacionales para que extraigan las riquezas de hidrocarburos y minerales que contienen. Esto es parte de la intención de gobierno de continuar con la entrega de los recursos naturales a las trasnacionales tal como vinieron haciendo los gobiernos neoliberales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *