Crisis en Bolivia: un mes de noticias falsas y al menos 15 muertos (Univisión, 20.11.19)

Crisis en Bolivia: un mes de noticias falsas y al menos 15 muertos (Univisión, 20.11.19)

Como la demanda por chequeos ha crecido considerablemente entre los bolivianos, el grupo de ChequeaBolivia ha tenido que desarrollar un sistema para calcular qué información es más viral y solo se rectifica en las redes lo que haya sido realmente muy compartido.
Directora adjunta de la International Fact-Checking Network, en The Poynter Institute, y fundadora de la Agência Lupa.
Una mujer protesta en El Alto, Bolivia. Crédito: AIZAR RALDES/AFP via Getty Images

Al entrar en las redes sociales para informarse sobre la crisis política de Bolivia, uno tiene que saber que va a zambullirse en un mar de desinformación. Que va a necesitar tiempo, paciencia y mucha, mucha atención.

PUBLICIDAD

Desde el 20 de octubre, cuando Bolivia realizó sus elecciones y el expresidente Evo Morales salió elegido por cuarta vez bajo sospechas de fraude, las protestas de calle en La Paz y en otras ciudades bolivianas se volvieron más violentas y más frecuentes. Tanto ha sido que las Fuerzas Armadas han decidido entrar en el escenario y arrestar a por lo menos dos de los directivos del Tribunal Superior Electoral del país.

El 12 de noviembre, en un intento de calmar los ánimos, Morales decidió pedir asilo y se refugió en México. Por 48 horas, Bolivia no tuvo nadie a cargo del Poder Ejecutivo, hasta que la senadora Jeanine Añez se autoproclamó presidenta interina.

Si no fuera por el trabajo de ChequeaBolivia y de Bolivia Verifica, dos plataformas de fact-checking (chequeo de datos) relativamente nuevas que están publicando a todo vapor, sería prácticamente imposible saber qué es real y qué es mentira.

Ya van más de 30 días de crisis en el mundo real – con los fact-checkers filtrando las redes.

Gabriela Weiss es una de las periodistas que trabajan en ChequeaBolivia. En una breve entrevista a la IFCN (la red internacional de chequeadores de datos), contó que su rutina ha cambiado totalmente en el último mes. Lo más relevante es que ni ella ni su equipo pueden llegar a la sede de la redacción que montaron en junio.

“En cada esquina de Cochabamba hay un bloqueo. No hay paso de vehículos. Y suele ser muy peligroso salir a las calles. Entonces estamos trabajando desde nuestros hogares, haciendo reuniones online”, dijo.

Y, como la demanda por chequeos ha crecido considerablemente entre los bolivianos, su grupo ha tenido que desarrollar un sistema para calcular el índice de viralización de un determinado contenido. Solo se rectifica en las redes lo que haya sido realmente muy compartido.

“Nosotros primero vemos lo que nuestros lectores nos están solicitando y hacemos una lista de prioridad”, dice Weiss. “Entonces calculamos la viralización. No publicamos un chequeo de algo que no se haya viralizado porque estaríamos jugando en contra de lo que hacemos y queremos trabajar de forma responsable”, añadió.

Entre las noticias falsas más virales hay un poco de todo: desde contenidos muy graves, que causan pánico, hasta tonterías que incluso pueden hacer reír a los fact-checkers (verificadores de datos).

En el primer grupo, Weiss recuerda, por ejemplo, la información falsa sobre un supuesto avión militar venezolano que habría aterrizado en el aeropuerto de Viru Viru, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, para controlar las manifestaciones contrarias a Morales.

“Se viralizó muy rápido. En 10 minutos, alcanzó casi 2,000 compartidos en Twitter y nos costó bastante rectificar porque nos faltaban fuentes”, dijo la chequeadora. “Tuvimos que contactar distintos pilotos e incluso gente que trabaja en el aeropuerto para estar seguros de que esto no había pasado. Después, el Directorio de Aviación sacó un comunicado también desmintiendo la noticia”.

Otro caso fue el del video viral que mostraba a un helicóptero militar – supuestamente boliviano – disparando aleatoriamente contra algunas casas por la noche. En la primera versión flagrada por los verificadores, se decía que la acción se relacionaba directamente con la salida de Morales. En la segunda (¡sí, hubo!), la imagen venía con un falso logotipo de CNN, para que pareciera más real.

ChequeaBolivia descubrió que el video, en realidad, era de 2017 y que había sido grabado en México, durante una operación realizada contra narcotraficantes en la ciudad de Tepic.

Por otro lado, los fact-checkers tuvieron que enfrentar a un falso tuit atribuido al actor estadounidense Robert De Niro. La imagen se viralizó en Bolivia porque en ella se leía que De Niro “decía” que el actor había publicado en las redes que Evo Morales era “un dictador y un asesino”.

ChequeaBolivia constató, sin embargo, que De Niro ni siquiera mantiene una cuenta en Twitter. El perfil @RobertDeNiroUS, responsable del tuit, ha sido creado por fanáticos del actor – como bien se puede ver en la descripción del perfil, pero poca gente se detuvo a leer esta información antes de compartir la “noticia”.

Más allá de saber detectar contenidos de baja calidad, es importante seguir a los verificadores de Bolivia porque también está chequeando qué dicen los poderosos. Bolivia Verifica, por ejemplo, escuchó la entrevista de Morales a BBC Mundo y le dió un “falso” relevante al expresidente.

El exmandatario sostuvo que, antes de su renuncia (el 11 de noviembre), Bolivia no había registrado muertos a consecuencia del conflicto político. Según el Centro de Documentación e Información Bolivia (CEDIB) y la Defensoría del Pueblo, esto no es correcto. Las dos entidades llevan recuentos sobre la cantidad de personas fallecidas a consecuencia del conflicto político desde el 21 de octubre y, antes de la renuncia de Morales, fueron por lo menos tres: Mario Salvatierra, Marcelo Terrazas y Limbert Guzmán.

Los fact-checkers no dejarán que Morales o los bolivianos olviden que esto ha pasado.

Sigue el cuadro, con un resumen, para los que quieran chequear los chequeadores. Son datos públicos y fiables:

Personas muertas durante los conflictos después de las elecciones generales de 2019 en Bolivia. Crédito: Cuadro de ‘Bolivia Verifica’, con datos de la Defensoría Pública y Cedib.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.