Menu

Cedib involucra oro al lavado de dólares (El Diario, 11.4.15)

Cedib involucra oro al lavado de dólares (El Diario, 11.4.15)

Un crecimiento “inexplicable” en las exportaciones de oro entre el 2011 y 2012 e información oficial camuflada que cuantifica el metal precioso bajo la fachada de “amalgama y desperdicios”, dan indicios claros sobre un posible contrabando masivo de oro desde Perú hacia Bolivia, y del país hacia el exterior. Ambos datos también hacen pensar en la figura del “lavado de dinero”, detrás de lo cual se encontrarían organizaciones ilegales y criminales con fuertes capitales.

VALORES

El problema detrás de la comercialización del oro es tan grave en el país –dice el director e investigador del Centro de Documentación e Información (Cedib), Marco Gandarillas- que representa la mayor exportación en valor dentro del rubro minero, y la segunda, después del gas. “Lo extraño es que no hay resultados en cuanto a la exportación del 2014, y del 2013, sólo hay información parcial, no hay datos oficiales”, señala.

La Corporación Minera de Bolivia (Comibol) creó dos categorías de exportación como las amalgamas y desperdicios de oro; dentro de las cuales, el país pasa de exportar 5 toneladas métricas (Tm) el 2011 a 25 Tm al año siguiente, dice Gandarillas.

El exministro de Minería, Mario Virreira admitiría, según la misma fuente, que se registró contrabando de oro en importantes cantidades, y que el país servía no sólo de productor, sino también de puente para el oro que evade tributos.

SENARECOM

El Servicio Nacional de Registro y Comercialización de Minerales Metales (Senarecom), categorizó a las amalgamas y a los desperdicios de oro en “otras formas”, y confirmó que Bolivia pasó de exportar el 2011, un volumen de 4.5 toneladas de oro por un valor monetario de 177.238,776 dólares a un volumen equivalente a 20,5 Tm, por un total de 1.099,083,993 dólares el 2012.

En 2014 las regalías mineras en Bolivia alcanzaron entre enero y noviembre a 1.046,3 millones de bolivianos, mientras que los minerales más exportados fueron la plata, el zinc y el “oro marginal” que generaron el 81% de los ingresos.

“¿Qué significa producir 5 toneladas por cada 20 onzas de oro?”, preguntó Gandarillas y luego admite que “se gasta un kilo de mercurio”, en alusión a los resultados de la investigación “Minería ilegal de oro en la Amazonía de Bolivia”, realizada por el Cedib.

“Se crea la comercializadora de las cooperativas mineras de las explotadoras del oro de Beni, La Paz y Pando, Comermin, y aunque es privada se la crea con dinero público del Fondo de Fomento a la Minería (Fofim) que termina entregando el Ministerio de Minería por un monto de 50 millones de dólares a la empresa, luego les regala una especie de refinería que cuesta varios millones de dólares provenientes del programa Evo Cumple, además de varias hectáreas de tierras”, señala.

En el análisis de Gandarillas, hay alguna razón por la que la Empresa Boliviana del Oro (EBO), la Agencia para el Desarrollo de la Macrorregiones y Zonas Fronterizas (Ademaf) y la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) entregan diésel subvencionado a los balseros, equivalente a 90 litros por cada 5 gramos de oro; es decir, 3 millones de litros de diésel anuales sólo a una cooperativa de Riberalta de nombre Asobal.