Democracia participativa: ¿realidad o espejismo?