La Razón, 7 de septiembre 2012 (Bolivia)